© 2.019 IC Abogados | Aviso Legal · Política de Cookies

Internet

Contrato de tratamiento de datos de carácter personal por cuenta de tercero

Mediante un contrato de alojamiento de servidores, conocido por su nombre en inglés como contrato de housing o colocation, una empresa (el proveedor) ofrece como servicio el alojamiento de un servidor (ordenador) de la propiedad del cliente, en las instalaciones de la empresa del proveedor. El contrato de housing o colocation no debe confundirse con el contrato de alojamiento de página web o hosting. La principal diferencia entre ambos es que en el primero el servidor es propiedad del propio cliente, y en el segundo no.

Se trata de un contrato de intermediación y colaboración entre un portal y una tienda virtual. La tienda virtual utiliza el portal como escaparate de venta de sus productos. A cambio, el portal recibe una comisión por cada producto vendido a través de sus sitio web, actuando como intermediario, pero quedando al margen del posterior proceso de compra, entrega del producto, posibles reclamaciones del comprador, etc.

Este contrato regula la entrega de elementos digitales que serán integrados en una página web. Los puntos más importantes que deberán recogerse serán los relativos a los derechos de propiedad intelectual o industrial sobre los contenidos y el alcance de la licencia que el proveedor dará al cliente para integrar tales contenidos. La materialización de la provisión de contenidos técnicamente puede realizarse de diferentes formas, con lo cual uno de los aspectos que se deberá detallar en el contrato es el procedimiento de integración de los contenidos, ya sea mediante FTP, envío por correo electrónico, integración mediante facilitación de códigos XML, etc.

Este contrato regula la prestación de un servicio de mantenimiento de un página web o portal de internet por parte de una empresa o profesional. Se recogerán en el mismo las relaciones entre tal profesional o empresa y el propietario de la página o portal. Los servicios de mantenimiento que pueden contratarse son varios, desde el simple mantenimiento correctivo para el caso de que se produzcan errores, hasta el mantenimiento que también incluya actualización de los contenidos o gestión de alguno de los servicios ofrecidos desde la página web. Es un conrtrato atípico (sin regulación) y muy novedoso, por lo que se regulará por lo acordado por las partes.

Mediante este contrato un cliente contrata a una empresa o profesional la realización de una página web o portal de internet. Este contrato no debe confundirse cono el contrato de mantenimiento de página web o con el contrato de alojamiento de página web, los cuales son completamente distintos.

Es aquel contrato en virtud del cual una de las partes, el outsourcer, se encarga de la gestión de los sistemas informáticos de la empresa cliente, adaptándolos a sus necesidades a cambio de un precio. Tiene un contenido variado, de tal manera que la empresa que presta el servicio contratado (la empresa colaboradora) se puede comprometer prestar un servicio, a realizar una obra, a suministrar maquinaria o equipos para la empresa cliente. El outsourcing tecnológico no supone el desligamiento total de la empresa respecto a su departamento de tecnología, supone el establecimiento de una asociación estratégica entre la empresa y el proveedor del servicio, basada en la cesión de un nivel de responsabilidad y control de la gesión parcial o global de los sistemas de información.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar