Blog

El pasado 28 junio participamos en el I Círculo de Ponencias de JAEM ((Unión de Mujeres Empresarias y Profesionales de la provincia de Jaén) organizado con la colaboración de Cámara de Comercio de Jaén, Secot y Fejidif.

En nuestra ponencia, resumimos el contenido de la reciente Ley de Mediación en  asuntos Civiles y Mercantiles (Real Decreto-Ley 5/2012, de 5 de marzo) y planteamos dudas y reflexiones acerca de su artículado. Terminamos nuestra ponencia analizando las ventajas e inconvenientes que supone esta nueva regulación respecto al panorama judicial español actual.

Queremos agradecer a las asociaciones e instituciones colaboradoras su invitación.

Resumimos nuestra ponencia con algunos puntos que consideramos de interés sobre la nueva normativa relativa a la esta nueva forma de resolución extrajudicial de controversias, estableciendo algunos puntos clave:

I. ¿Por qué esta nueva Ley?

Dos causas justifican la existencia de esta Ley:

 
1. Incorporación al Derecho español  de la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2008, sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles.
 
2. Ofrecer a las partes una vía independiente y alternativa a la judicial para la resolución de sus conflictos. Se busca “descolapsar” los Tribunales de Justicia y abaratar los gastos que anualmente suponen para el Estado los conflictos judiciales.
 
Como datos interesantes: 
 
– Francia-> 65 millones de habitantes -> 6 millones de litigios/año 2011
– España-> 47 millones de habitantes -> 9,5 millones de ligitios/año 2011
 
Principales problemas de la Justicia española: Lentitud, muy cara para el Estado.
 
II. Tramitación de la Nueva Ley.
 
– Real Decreto-Ley es de 5 de marzo de 2011.
– Incorporación de tres enmiendas en la Cámara Alta (Senado): la iniciativa debe pasar de nuevo al Congreso para su aprobación definitiva, ya que en el Pleno de la Cámara Alta han sido aprobadas el 22 de junio de 2012 tres de las 161 enmiendas presentadas.
 
III. ¿Cómo se dirimían las controversias antes de esta Ley?
 
Existían dos vías fundamentales:
 
o Vía judicial
o Arbitraje
 
*Muchas veces, ya en la vía judicial, o cuando se manifiesta la intención de acudir a esta vía, las partes alcanzan un acuerdo. Se entiende que esto podrá continuar así. 
Las partes podrán llegar a acuerdos, con total independencia a la mediación.
 
 
IV. ¿En qué consiste la Ley? ¿Qué es la Mediación?
 
Concepto: 
 
o Medio de solución de controversias 
o en las que dos o más partes intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo 
o con la intervención de un mediador.
o Y sin acudir a un procedimiento judicial
 
V. Objeto de la mediación
 
Mediación en asuntos civiles o mercantiles
– incluidos conflictos transfronterizos (cuando una de las partes está domiciliada en Estado distinto, teniendo su domicilio en España, al menos, una de las dos partes).
– Siempre que no afecten a derechos y obligaciones que no estén a disposición de las partes en virtud de la legislación aplicable.
 
– Excluidos del ámbito de aplicación del Decreto-Ley: 
 
o mediación penal
o mediación con las Administraciones Públicas 
o mediación laboral
o mediación en materia de consumo.
 
(Se está estudiando que se extienda también al ámbito penal e incluso que sea admisible en materia contencioso-administrativa).
 
VI. Principios en los que se basa la mediación
 
o Voluntariedad: Nadie está obligado a mantenerse en un procedimiento de mediación ni a concluir acuerdo.
 
o Igualdad de las partes e imparcialidad de los mediadores: el mediador no puede actuar ni en perjuicio ni en interés de ninguna de las partes.
 
o Neutralidad: son las partes las que alcanzan por sí mismas un acuerdo, no el mediador.
 
o Confidencialidad: Ni el mediador ni las partes podrán revelar la información que hubieran podido obtener derivada del procedimiento, salvo:
 
     – Cuando las partes de manera expresa y por escrito dispensen de esta obligación.
     – Cuando, mediante resolución judicial motivada, sea solicitada por los jueces del orden jurisdiccional penal.
 
o Buena fe y respeto mutuo: Las partes no podrán interponer ninguna acción judicial o extrajudicial mientras en relación con el objeto de la mediación mientras ésta se desarrolle.
 
o Colaboración: Colaboración y apoyo a la labor del mediador.
 
 
VII. La figura del mediador. ¿Quién puede ser mediador?
 
(Pendiente de desarrollo reglamentario, que fijará las condiciones específicas para poder actuar como mediador, en principio):
 
¿Qué se necesita para ser mediador
 
o Estar  en pleno ejercicio de los derechos civiles, siempre y cuando la figura no sea incompatible con la profesión de cada cual, según la Ley (se dan por hecho mayoría de edad, capacidad jurídica…).
 
o Contar con formación específica para ejercer la mediación, que se adquirirá mediante la realización de uno o varios cursos específicos impartidos por instituciones debidamente acreditadas.
 
o Suscribir un seguro o garantía equivalente que cubra la responsabilidad civil derivada de su actuación en los conflictos en que intervenga.
 
Otros requisitos que se exigirán:
 
o Carecer de antecedentes penales
o Estar en posesión de un título universitario o de educación profesional superior.
o Figurar inscrito en el Registro de Mediadores y de las instituciones de mediación.
 
 
VIII. Instituciones de mediación
 
Son las entidades públicas o privadas y las corporaciones de derecho público que tengan entre sus fines el impulso de la mediación, facilitando el acceso y administración de la misma, incluida la designación de mediadores y elaboración de códigos de conducta para mediadores. (Aranzadi, Colegios profesionales…).
 
Entre sus funciones:
 
o Asumir subsidiariamente la responsabilidad derivada de la actuación de los mediadores.
o Dar publicidad de los mediadores que actúen en su ámbito, informando, al menos, de su formación, especialidad y experiencia.
o Implantar sistemas de mediación por medios electrónicos, en especial para aquellas controversias que consistan en reclamaciones dinerarias.
o Son estas instituciones las que organizan los cursos de formación para poder ejercer la mediación (horas lectivas, formación concreta…).
 
IX. Registro de Mediadores
 
o Se creará por el Ministerio de Justicia 
o Es un Registro administrativo de carácter electrónico
o En este Registro también se inscribirán necesariamente las instituciones de mediación.
o Los mediadores e instituciones de mediación tendrán la obligación de comunicar al Ministerio de Justicia, directamente o a través de las autoridades competentes de las Comunidades Autónomas, el cumplimiento de los requisitos exigidos en esta ley y cualquier alteración de los mismos.
o Ya existen Registros de las Comunidades Autónomas: difícil encuadre con el Registro nacional.
 
 
X. ¿Qué hace el mediador? Funciones
 
– Facilitará la comunicación entre las partes 
– Velará porque dispongan de la información y el asesoramiento suficientes.
– Desarrollará una conducta activa tendente a lograr el acercamiento entre las partes, con respeto a la Ley.
 
Sin embargo,
 
o Podrá renunciar a desarrollar la mediación, con obligación de entregar un acta a las partes en la que conste aquélla.
o No podrá iniciar o deberá abandonar la mediación cuando concurran circunstancias que afecten a su imparcialidad.
o De hecho, antes de iniciar o de continuar su tarea, el mediador deberá revelar cualquier circunstancia que pueda afectar a su imparcialidad o bien generar un conflicto de intereses. 
 
o El mediador debe evitar:
 
     a) Todo tipo de relación personal, contractual o empresarial con una de las partes.
     b) Cualquier interés directo o indirecto en el resultado de la mediación.
     c) Ni él ni ningún miembro de su empresa u organización, hayan actuado anteriormente a favor de una o varias de las partes en cualquier circunstancia, con excepción de la mediación.
 
En tales podrá aceptar o continuar la mediación  siempre que las partes lo consientan y lo hagan constar expresamente.
 
• Por último, la mediación será llevada a cabo por uno o varios mediadores, que actuarán de forma coordinada.
 
XI. Responsabilidad del mediador e instituciones de mediación
 
o En caso de incumplimiento del encargo el mediador podrá incurrir en responsabilidad por los daños y perjuicios que se causaren por mala fe, temeridad o dolo.
 
o El perjudicado tendrá acción directa contra el mediador y, en su caso, la institución de mediación que corresponda con independencia de las acciones de reembolso que asistan a ésta contra los mediadores.
 
 
XII. Coste de la mediación
 
o Se asumirá por las partes, dividiéndose por igual, salvo pacto en contrario.
o Esto es así, exista o no acuerdo.
o Mediadores o instituciones podrá exigir una provisión de fondos para atender costes.
 

XIII. Procedimiento de mediación. Inicio
 
Podrá iniciarse:
 
a) De común acuerdo entre las partes. La solicitud incluirá:
 
–  La designación del mediador o la institución de mediación en la que llevarán a cabo la mediación.
– El acuerdo sobre el lugar en el que se desarrollarán las sesiones y la lengua o lenguas de las actuaciones.
 
b) Por una de las partes en cumplimiento de un pacto de sometimiento a mediación existente entre aquéllas.
 
– ¿Dónde se formulará la solicitud? Ante las instituciones de mediación o ante el mediador propuesto por una de las partes a las demás o ya designado por ellas.
– Cuando de manera voluntaria se inicie una mediación estando en curso un proceso judicial, las partes de común acuerdo podrán solicitar su suspensión de conformidad con lo dispuesto en la legislación procesal.
 
 
XIV. Procedimiento de mediación. Información y sesiones informativas
 
Una vez recibida la solicitud, el mediador citará a las partes para la celebración de la sesión informativa. 
En caso de inasistencia injustificada de cualquiera de las partes a la sesión informativa se entenderá que desisten de la mediación solicitada. 
 
En esa sesión el mediador informará a las partes:
 
o de las posibles causas que puedan afectar a su imparcialidad
o de su profesión, formación y experiencia
o de las características de la mediación, su coste, la organización del procedimiento, las consecuencias jurídicas del acuerdo que se pudiera alcanzar
o del plazo para firmar el acta de la sesión constitutiva.
 
XV. Procedimiento de mediación. Sesión constitutiva
 
Se inicia sesión constitutiva y se deja constancia de los siguientes aspectos:
 
a) La identificación de las partes.
b) La designación del mediador la aceptación del designado por una de las partes.
c) El objeto del conflicto que se somete al procedimiento de mediación.
d) El programa de actuaciones y duración máxima prevista para el desarrollo del procedimiento, sin perjuicio de su posible modificación.
e) La información del coste de la mediación o las bases para su determinación, con indicación separada de los honorarios del mediador y de otros posibles gastos.
f) La declaración de aceptación voluntaria por las partes de la mediación y de que asumen las obligaciones de ella derivadas.
g) El lugar de celebración y la lengua del procedimiento.
De la sesión constitutiva se levantará un acta en la que consten estos aspectos, que será firmada tanto por las partes como por el mediador o mediadores. En otro caso, dicha acta declarará que la mediación se ha intentado sin efecto.
 
→ La duración del procedimiento de mediación será lo más breve posible y sus actuaciones se concentrarán en el mínimo número de sesiones.
 
 
XVI.  Procedimiento de mediación. Desarrollo de las actuaciones de mediación
 
–  El mediador convocará a las partes para cada sesión con la antelación necesaria, dirigirá las sesiones y facilitará la exposición de sus posiciones y su comunicación de modo igual y equilibrado.
– Las comunicaciones entre el mediador y las personas en conflicto podrán ser o no simultáneas.
– El mediador comunicará a todas las partes la celebración de las reuniones que tengan lugar por separado con alguna de ellas, sin perjuicio de la confidencialidad sobre lo tratado. 
 
XVII. Procedimiento de mediación.Terminación del procedimiento
 
– El procedimiento de mediación puede concluir:
 
o en acuerdo 
o o finalizar sin alcanzar dicho acuerdo
 
– Causas:  
 
o porque todas o alguna de las partes ejerzan su derecho a dar por terminadas las actuaciones
o bien porque haya transcurrido el plazo máximo acordado por las partes para la duración del procedimiento, 
o O cuando el mediador aprecie de manera justificada que las posiciones de las partes son irreconciliables o concurra otra causa que determine su conclusión.
Con la terminación del procedimiento se devolverán a cada parte los documentos que hubiere aportado. 
Con los documentos que no hubieren de devolverse a las partes, se formará un expediente que deberá conservar y custodiar el mediador o, en su caso, la institución de mediación, una vez terminado el procedimiento, por un plazo de seis meses.
 
→ El procedimiento termina con un acta: 
 
– reflejará los acuerdos alcanzados de forma clara y comprensible, o su finalización por cualquier otra causa.
 
– deberá ir firmada por todas las partes y por el mediador o mediadores y se entregará un ejemplar original a cada una de ellas.
 
XVIII. Procedimiento de mediación. El acuerdo de mediación
 
El acuerdo de mediación puede versar:
 
– sobre una parte 
– o sobre la totalidad de las materias sometidas a la mediación.
 
En el acuerdo de mediación deberá constar:
 
– la identidad y el domicilio de las partes, 
– el lugar y fecha en que se suscribe, 
– las obligaciones que cada parte asume 
– que se ha seguido un procedimiento de mediación ajustado a este RD-L.
– indicación del mediador o mediadores que han intervenido 
 
→ El acuerdo de mediación:
 
– deberá firmarse por las partes (o sus representantes)
– presentarse al mediador, en el plazo máximo de diez días desde el acta final, para su firma.
– se entregará un ejemplar a cada una de las partes, reservándose otro el mediador para su conservación.
El mediador informará a las partes del carácter vinculante del acuerdo alcanzado y de que pueden instar su elevación a escritura pública al objeto de configurar su acuerdo como un título ejecutivo.
 
XIX. Actuaciones desarrolladas por medios electrónicos
 
→ Medios electrónicos: Las partes podrán acordar que todas o alguna de las actuaciones de mediación se lleve a cabo por medios electrónicos, siempre que quede garantizada la identidad de los intervinientes y el respeto a los principios de la mediación previstos en este real decreto-ley.
 
→ La mediación que consista en una reclamación de cantidad que no exceda de 600 euros se desarrollará por medios electrónicos, salvo que el empleo de estos no sea posible para alguna de las partes.

XX. Efectos principales de la mediación
 
→ Suspensión de los plazos de prescripción o caducidad de las acciones: desde el momento de presentación de la solicitud de una de las partes ( o depósito en institución de mediación), siempre y cuando se firme el acta de la sesión constitutiva en el plazo de 15 días.
 
→ Las partes podrán elevar a escritura pública ante Notario el acuerdo alcanzado tras un procedimiento de mediación (acompañado de copia de las actas de la sesión constitutiva y final del procedimiento).. Desde ese momento, el acuerdo llevará aparejada ejecutividad.
 
– será competente el Juzgado de Primera Instancia del lugar en que se hubiera firmado el acuerdo de mediación.
– No podrán ejecutarse los acuerdos cuyo contenido sea contrario a Derecho.
 
XXI. Críticas a la Ley
 
– Su mayor o menor éxito dependerá de la acogida del público. 
– Salvo que se ponga orden en el futuro reglamento que desarrolle esta Ley, descoordinación entre los Registros autonómicos y el Registro dependiente del Ministerio de Justicia.
– Papel de las instituciones de mediación: está un poco desdibujado. Debería haber un control para que todas estas instituciones apliquen los mismos criterios.
– Forma de acceso para ser mediador: cada CCAA exige unos requisitos. Deberían unificarse a nivel de todo el país.
– No especialización del mediador, aunque haya hecho los cursos de formación: La figura de mediador debería ir dirigida a profesionales del Derecho y la economía, dado el carácter ejecutivo del que se pretende dotar a los acuerdos elevados a escritura pública.
– Si se pretende que los acuerdos no sean contrarios a Derecho, los mediadores deberían ser personas que sepan Derecho y que puedan asesorar a las partes sobre lo que es legal o no, así como sobre los futuros efectos jurídicos de su acuerdo.
 
XXII Conclusiones: Ventajas e inconvenientes de esta Ley
 
• Ventajas: 
 
o Procedimiento rápido, fácil, cómodo y barato.
o Son las propias partes las que llegan al acuerdo, no un tercero.
 
• Inconvenientes: 
 
o Al no haber previsto que el mediador sea un jurista o economista, es difícil que en algunos casos se puedan prever los efectos jurídicos de los acuerdos a largo plazo.
 
o Si los acuerdos no pueden cumplirse por ser contrarios a la Ley, este sistema puede dar lugar a más contiendas judiciales, que es precisamente lo que se intenta evitar.
 
Resumen de la Ley y contenido básico de la ponencia: Por Mª Ángeles Rico Zafra. Iurisconsultas Abogados.
0/5 (0 Reviews)
Teléfono - 953 265 272

¿Tiene dudas o necesita un presupuesto?

Déjenos un mensaje a través de nuestro formulario de contacto

Solicitudes de presupuesto

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar